lunes, 13 de octubre de 2008

RELATO CORTO IV

Parte segunda



Melisa y Tom.




Es viernes por la tarde y como otros tantos Tom parte hacia la gran ciudad. Suele quedar a mitad de camino con Melisa con la que lleva saliendo tres años.

Conduce al contrario que otras veces con la mirada lánguida, casi pálido, mientras escucha un directo en el Cd que parece ser su única conexión con este mundo. Por fin llega como de costumbre a un aparcamiento justo al lado de un centro de ocio donde suele quedar con ella. Son las ocho y media de la tarde aunque en realidad es de noche, ya que los días son demasiado breves en invierno y la luz se marcho cuando comenzaba su viaje.

Espera en el coche excesivamente tranquilo. El trasiego de vehículos es intenso y Tom parece no tener prisa. Su mente esta cargada de pensamientos, de ideas que van y vienen y le generan emociones encontradas que erizan su piel.

Pasados treinta minutos sus ojos no pueden más y comienzan a brotar manantiales de lágrimas por toda su cara. Melisa no llegara esa tarde. En realidad habían dejado su relación hacia dos semanas. Tom solo buscaba sumirse en la más completa desesperación y darse cuenta de que ya no estaba con ella y que de nuevo se encontraba solo.

Regresa el camino, en lo que resultaría seguramente uno de los viajes más largos de su vida, que nunca hubiera querido tener que emprender, aunque en su cabeza adquiría fuerza la idea de que, después de todo, era lo mejor que le había podido ocurrir.

3 comentarios:

Fluido DK dijo...

La vida a veces es cruel, aunque Tom debería tener una aptitud más positiva; sumiendose en la desesperación poco va a arreglar.
Por cierto, me da a mi que ese pincha tiene algo que ver con la ruptura de Tom y Melisa: esa mezcla de pop-rock español con rock urbano acabó por cautivar a la joven camarera...

Estramonios DK dijo...

Pues podia ser una tercera parte del relato, con la intervencion del Dj, sin duda. Estramonios Dk abre sus puertas a Fluido Dk para posible colaboracion ahora o en el futuro, queda lanzado el guante. Saludos!!

Oscar dijo...

A qué esperáis? Venga ese cortejo del DJ! Esta historia no ha hecho más que empezar!