sábado, 31 de enero de 2009

OTRO RELATO CORTO

Casimiro.











“Si, me llamo Casimiro y bebo bastante”. Con esta frase respondía cuando le preguntaban si era el típico borracho. El decía que bebía para aguantar a la mujer aunque más bien era al contrario, a la pobre la tocaba aguantar carros y carretas al lado de un tío tan cargante. Casimiro bebía a diario y los compañeros de chateo le decían: “vamos Casimiro sal a bailar…” y El comenzaba a bailar dando saltos delante y atrás como si de una marioneta se tratase, a veces no coordinaba bien sus pasos y se caía patas arriba pero rápido se levantaba tambaleándose.


El siempre contaba lo que eran sus grandes logros, ponía el ejemplo de una vez que haciendo la mili gano a todos sus compañeros bebiendo en la cantina diez litros de vino (para mi que exageraba) y tras esta gesta se subió en la barra a bailotear cayéndose de espaldas encima del tabernero y terminando ambos hechos una pelota en el suelo. Gran gesta sin duda.


Otra de sus hazañas que contaba día si, día también era que un buen día bajaron a una bodega a catar un vino de cosecha y como Casimiro fue el que mas se emborracho, se quedo toda la noche dormido en la mesa de la mencionada bodega, tras varios intentos de subir las empinadas escaleras sin éxito. Lo que Casimiro no contaba era que sus queridos amigotes le dejaron en calzoncillos y os podéis imaginar el numero de Casimiro al día siguiente escondiéndose por las esquinas hasta poder llegar a casa. Una vez allí su mujer le abrió la puerta y desde luego no le recibió con un fuerte abrazo.



Así transcurría la vida de este personaje solitario que sin duda era criticado por muchos pero también hay que decir que no era admirado por nadie. Para bien o para mal el legado de la vida de “Casimiro”.

5 comentarios:

Alberto dijo...

Vamos ya, Casimiro.
No tuve el gusto de conocer, al que quizá haya sido tu persona de inspiración para este relato (por lo menos el nombre), pero solo con oirtelo contar ya me escojoné.

Bueno, un pequeño cambio de género al blog no ha venido mal.

Estramonios DK diversificando.

Saludos!!

Miguel González Aranda dijo...

Casimiro, historia verídica....
Lo triste es que hay Casimiros por todos los lados...si miras a tu alrededor, verás un Casimiro, (bueno no, ahora no que estás en tu habitación), pero vamos, es un clásico en esta sociedad.

Es un placer verte de nuevo por la red.
Pd: "Casi-miró" pero no me vió y se calló".

Fluido DK dijo...

Como diría mi abuela, "menudo danzante!".

Y al tio se le ve gustoso de "engrandecer" su leyenda narrando sus gestas, entre pintxillos y txatillos, a todo parroquiano que se le ponga a tiro.

Y la mujer a aguantar y a lamentar el haberse casado con semejante cantamañanas...

Por cierto, la foto es de Bukowski, poeta y escritor, máximo exponente de lo que se dio en llamar "realismo sucio". También le gustaba el morapio de kojones, pero tenía una percepción vital más rica y profunda que Casimiro...

DK dijo...

Gracias por la observacion,desconocia que el inquilino de la foto era un poeta, aunque no por ello era menos borracho que Casimiro. Demasiados Casimiros para estar cerca del 2010? yupis trajeados que esnifan cocaina los nuevos sucesores?

Oscar dijo...

Bueno, no había tenido ocasión de ller el relato del gran casimiro. Efectivamnte, me apunto a la nueva versión de casimiros de hoy. Son distintos, van de traje -on no- y son igual de cantamañanas. Pero eso sí, no son menos felices que nosotros.